La mayoría de los toldos están confeccionados en lona u otro tejido resistente. Dada su posición vertical, cualquier objeto puede caer sobre ellos y el material debe aguantar. 

Si tu casa o negocio cuenta con un toldo, es probable que hayas intentado limpiarlo. Como ya sabrás puede resultar complicado, más aún cuando queremos que luzca en perfecto estado. Desde aquí te vamos a mostrar cómo limpiar un toldo, teniendo en cuenta el material en el que fue fabricado. 

Consejos para limpiar un toldo

Toma nota de estos consejos, perfectos para saber cómo limpiar un todo correctamente. Se trata de cuidados sencillos que te ayudarán a mantener tu toldo limpio, alargando su vida útil:

  • Es aconsejable recoger el toldo cada vez que empiece a llover. De esa forma evitarás que la suciedad se acumule y que la humedad se almacene hasta desarrollar moho. 
  • Si el toldo está mojado, no lo enrolles. Si es inevitable hacerlo porque está lloviendo, una vez pase la lluvia, desenróllalo para dejar que se seque. 
  • Para facilitar su limpieza regular, es muy importante impedir que la suciedad del toldo se acumule. Así, eliminarla te resultará más sencillo. Utiliza un cepillo de cerdas suaves, al menos una vez por semana, para evitar dañar el tejido. 
  • Si deseas limpiar a fondo el toldo, puedes utilizar una aspiradora. De ese modo eliminarás cualquier resto de suciedad. 
  • En limpiezas profundas, evita utilizar jabones que no sean neutros o tensoactivos. Si el producto utilizado es agresivo, puede dañar de forma irreparable el material. 
  • Siempre y cuando el toldo se encuentre en un jardín o en una zona libre de vecinos, donde sea posible evacuar el agua, utiliza una manguera con agua a presión
  • No es conveniente añadir un toldo en la lavadora para evitar que se estropee. 
  • Para evitar que cualquier mancha penetre mucho en el tejido del toldo hasta resecarse demasiado, elimínala en cuanto hayas advertido su presencia. Utilizar la vaporeta puede servirte de ayuda para acabar con algunas manchas difíciles.   
  • Las manchas más frecuentes que se generan en los toldos son excrementos de pájaros. Desde aquí te aconsejamos que revises el toldo cada día para hacer una ligera comprobación y eliminar estas manchas cuanto antes. 
  • La parte interna del toldo también debe limpiarse. Como es lógico se mancha menos, pero también tiende a acumular suciedad con el tiempo.  

Cómo limpiar un toldo de lona

Dependiendo del toldo que se trate, deberás adoptar un tipo de limpieza u otro. En el caso de los toldos de lona, los más comunes, suelen acumular polvo y suciedad con facilidad, de ahí que sea importante prestar atención a estos consejos:

  • Mezcla detergente neutro con agua y sírvete de un trapo de algodón para frotar la parte exterior del toldo, haciendo hincapié en las zonas más sucias. 
  • Antes de empezar con el punto anterior, puedes emplear una vaporeta para que las manchas de las zonas más sucias se ablanden. De ese modo, podrás eliminar las manchas más incrustadas. 
  • Después, quita los restos de jabón y suciedad con un trapo humedecido con agua. 
  • En el caso de los toldos de lona también puedes optar por otra alternativa más efectiva. En primer lugar, retira el polvo y la tierra con ayuda de una aspiradora. En segundo lugar, utiliza un producto desengrasante no corrosivo, como KH-7 Quitagrasas, y déjalo actuar unos minutos antes de retirar el producto con agua. 
  • El último paso es dejar secar el toldo al aire libre antes de enrollarlo. 

Cómo limpiar un toldo de plástico

Los toldos de plástico son menos comunes, aunque también forman parte de muchas terrazas y balcones. Su principal ventaja es que son más fáciles de limpiar y solo necesitarás un quitagrasas especial como KH-7 y agua para hacer una limpieza efectiva.

Bastará con aplicar el producto sobre la superficie del toldo, cepillar las manchas con ayuda de un cepillo y aclarar con un paño mojado o con una manguera con agua a presión. Tal y como sucede en el caso anterior, deja que el toldo se seque antes de recogerlo.