Aunque son bastante robustos y resistentes, hay que tener en cuenta algunos consejos a la hora de limpiar el suelo laminado para que pueda estar impecable los máximos años posibles. ¡Te los descubrimos! 

Consejos para limpiar el suelo laminado

El suelo laminado o también comúnmente llamado como tarima flotante, es cada vez la opción más usada por los clientes a la hora de elegir el tipo de suelo que quieren para sus casas. Está hecho con materiales compuestos principalmente por madera que han sido tratados con ingredientes como melanina a alta presión para darles este acabado satinado tan suave al tacto.

Como hemos dicho anteriormente, el suelo laminado está hecho con madera robusta y resistente que será difícil que se rompa o se ralle siempre que hagamos un buen uso de él y lo mantengamos en las condiciones óptimas.

El mantenimiento de un suelo laminado no es el mismo que el de un suelo de baldosas típico, por eso a continuación queremos dejarte con algunos consejos para limpiar tu suelo laminado.

Elimina la suciedad superficial

Lo primero que debes hacer para tener un buen mantenimiento de tu suelo laminado es eliminar el polvo y la suciedad superficial. Para este proceso te recomendamos que puedas usar una aspiradora que tenga un aplicador que sea apto para parquet, es decir, que no ralle la madera.

También puedes usar una mopa con un filtro de un solo uso, aunque con este método siempre quedarán partículas de polvo que saldrán volando y lo único que estarás haciendo es moverlas de un lado a otro.

Elimina las manchas

El suelo es un lugar que se mancha a diario debido al uso que hacemos de él: entramos de la calle con zapatos, cae comida de la mesa, nuestras mascotas campan a su aire, etc. Por lo tanto es un lugar en el que siempre encontraremos manchas, por más pequeñas que sean. Lo recomendable es poder hacer esta rutina de limpieza una vez a la semana para asegurarte de que las manchas sean fáciles de eliminar.

Deberás llenar un cubo de agua y ponerle un tapón de un producto de limpieza recomendado para parquet. Si quieres además desinfectar el suelo deberás añadirle un chorrito de KH7, pero esto te lo explicamos más adelante. Usa una fregona de buena calidad muy suave y preparada para suelos de madera, escúrrela bastante y hazle dos pasadas al suelo deteniéndote en las manchas más persistentes.

Desinfección

Que el suelo se vea limpio es muy importante, pero no es suficiente si lo que queremos es estar seguros y libres de gérmenes en nuestra propia casa. Por eso te recomendamos que a la hora de fregar puedas echarle, además del jabón especial para madera, un chorrito de KH7 al agua.

De esta manera no solamente limpiarás el suelo, sino que desinfectarás a la vez. KH-7 Quitagrasas es un poderoso quitagrasas que tiene una composición desinfectante que se prolonga en el tiempo. Así que no solamente estarás desinfectando ese mismo momento, sino que estarás previniendo que los gérmenes se adhieran al suelo en un futuro.

Además, su aroma fresco ayudará a que tu casa no solamente se vea limpia sino que huela de la misma manera.

Secado

El secado es una de las partes más importantes de la limpieza, aunque muchas veces se pase por alto. Cuantas veces has oído decir a tu madre: “¡No pises que he fregado!” y es que tenía toda la razón. 

Para una limpieza completa hay que dejar secar el producto correctamente. Ventila bien la estancia que hayas fregado y espera a que el suelo absorba por completo los nutrientes del jabón y seque el agua restante. 

Ahora ya sabes los mejores consejos sobre cómo limpiar el suelo laminado. Ponlos en práctica para que tu tarima flotante luzca como nueva mucho más tiempo.