El mantenimiento, si se cuidan bien, resulta más fácil en el caso de las vitrocerámicas, ya que en las cocinas de gas, el tránsito de este siempre deja restos que se acumulan en los conductos y los quemadores. Si no se limpian con regularidad, perderá potencia. 

¿Cómo limpiar el quemador en casa? Te lo explicamos paso a paso, con cada uno de los métodos recomendados por los fabricantes de cocinas de gas.

Métodos para limpiar el quemador de la cocina de gas

Aunque existen diversos métodos ‘de la abuela’ para limpiar el quemador de una cocina de gas uno mismo sin tener que llamar al técnico del gas, nosotros vamos a desgranar los principales. 

Método 1: vinagre y bicarbonato 

El vinagre y el bicarbonato conforman un tándem ganador en limpieza y desinfección del hogar. Para muchos, la forma más natural y económica de limpiar en la cocina, aunque los mejores quitagrasas en spray sí son respetuosos con el medio ambiente y a la larga, cuidan más de las superficies. Un buen ejemplo lo constituye KH-7 Quitagrasas, que aumenta la eficacia del vinagre y del bicarbonato.

En un balde o en el fregadero mismo, echa agua caliente y un chorro de vinagre. Remueve y añade unas cucharadas de bicarbonato.  A continuación, extrae los quemadores de la cocina. Si es la primera vez, utiliza el manual de instrucciones para sacarlos con mayor facilidad. Puede que estén muy agarrados y te cueste. Una vez conseguido, introdúcelos en el agua y déjalo que actúe una hora. 

Tras este tiempo, hay que rascar los restos. Para ello utiliza mejor esponjas de aluminio. En caso de que no queden completamente limpios, repite el proceso hasta que quede cada quemador como nuevo. Es muy importante que antes de colocarlos de nuevo en la cocina estén bien secos. 

Método 2: Cómo limpiar el quemador con amoniaco

El amoniaco es uno de los limpiadores químicos más potentes, y al mismo tiempo, más peligrosos si no se utiliza en el entorno adecuado y con las medidas de seguridad exigidas. Para la limpieza del quemador actúa como un quitagrasas. ¿Cómo utilizarlo para desengrasar los quemadores de la cocina de gas? Lo curioso de este método es que, además del propio amoniaco, necesitas una bolsa hermética de las de congelar. Mejor si tienen cierre con hermético 

Lo primero, por supuesto, es quitar el quemador. A continuación, introdúcelo en la bolsa hermética con cuatro cucharadas de café del amoniaco -ni más ni menos-. Antes de cerrar la bolsa, asegúrate que el amoniaco se reparte y toca a todos los quemadores. Después de hacer el cierre, puedes moverlo un poco para un segundo acomodo. Aquí vas a necesitar al menos 12 horas de reposo para que los vapores del amoniaco y la grasa ‘batallen’. 

Aquí viene el paso más importante, y en el que hay que tener más cuidado: para abrir la bolsa, hazlo siempre en una zona con suficiente ventilación. Los gases que desprende el amoniaco son nocivos para la salud. Retira cualquier resto del amoniaco con agua tibia y jabón. ¡Quedarán como nuevos!

Método de mantenimiento para los quemadores

Una vez has completado cualquiera de los dos sistemas expuestos para limpiar el quemador de la cocina, te recomendamos hacer tareas de mantenimiento con mayor regularidad: tu cocina lo agradecerá, y tu bolsillo también. Tan solo hay que desmontar los quemadores, ponerlos unos 15 minutos en agua caliente y con un jabón de lavavajillas, se frota bien y se aclara. 

Como ves, los mayores inconvenientes de ambos métodos para limpiar el quemador de la cocina radican en los tiempos que se requieren. Si no puedes permitirte esos tiempos de limpieza, confía en el producto desengrasante de KH-7.