Desde aquí te vamos a mostrar diferentes opciones para que sepas cómo limpiar puertas de madera de forma efectiva. Toma nota de ellas y apenas te costará trabajo dejarlas impolutas. 

De cualquier forma, ten en cuenta que no es lo mismo las puertas interiores que las exteriores que están en la calle. En este último caso se encuentran expuestas a las inclemencias meteorológicas, tanto al frío como al calor, y necesitarán más cuidados. 

Consejos para limpiar puertas de madera

Son un elemento más de nuestro hogar y como tal deben limpiarse igual que el resto. Sin embargo, muchas veces no prestamos atención y cuidamos de ellas menos de lo que deberíamos. 

No debemos olvidar que las abrimos y cerramos constantemente, y que acumulan polvo como cualquier otro objeto de la casa. De hecho, incluso pueden aparecer hongos en ellas, principalmente cuando hablamos de maderas robustas y frondosas. La humedad es uno de los peores enemigos de este material natural y en estancias como el baño debemos prestar especial atención para evitar que se termine hinchando. 

Antes de empezar a utilizar cualquiera de estos trucos, debes saber que las puertas se ensucian cada día por el polvo y el contacto. Por esa razón es importante que, antes de ponerte manos a la obra, quites el polvo que las recubre con ayuda de un paño seco de microfibra o un plumero. Estamos hablando de la fase inicial, por lo que aún no tendrás que emplear nada más. 

Ahora sí, estas recomendaciones para saber cómo limpiar puertas de madera te ayudarán a sacar partido de ellas y hacer que luzcan impecables como el primer día.

  • Agua y amoniaco. El amoniaco es un producto que elimina bastante bien las manchas y acabará con cualquier rastro de suciedad en tu puerta. Además, su poder bactericida es inmenso. Para utilizarlo bien, mezcla la medida de dos vasos de agua por uno de amoniaco, y utiliza un paño limpio para empaparlo en el producto, de forma que puedas aplicarlo suavemente sobre la mesa. Al tratarse de un producto corrosivo, utiliza guantes para evitar dañar tu piel. 
  • Producto quitagrasas. Existen productos que son perfectos para limpiar la madera. Es el caso de KH-7 Superlimpiador, que te permitirá devolverles el brillo, al mismo tiempo que eliminas la suciedad y las manchas de las huellas. Lo mejor de todo es que es muy sencillo de utilizar y solo te llevará unos minutos. Simplemente, pulveriza KH-7 Multiusos sobre la superficie de la puerta a limpiar y deja que actúe unos segundos.  A continuación limpia la zona con papel de cocina o un paño suave. En caso de que tuviera grasa o suciedad incrustada, frota despacio. Después, seca bien la puerta y notarás que ha recuperado el brillo perdido.  
  • Vinagre blanco y aceite de oliva. El vinagre blanco es eficaz para eliminar bacterias, gérmenes o microbios. Al mismo tiempo, el aceite hidrata y se puede emplear para limpiar puertas de madera. Vierte en un recipiente ambos ingredientes y con un algodón pásalo por cualquier superficie.  
  • Agua y jabón de manos. Evitar que la madera se reseque no es tan difícil si empleas estos dos elementos, fáciles de encontrar en casa. Simplemente, mezcla un poco de jabón con abundante agua y aplícalo en la puerta con suavidad. 
  • Amoniaco y clara de huevo. Esta mezcla es efectiva una vez las puertas de madera se han resecado y deseas hidratarlas. Basta con mezclar ambos ingredientes y aplicarlos después con un paño humedecido sin olvidarte de los bordes y cantos de la puerta.