Con la llegada del buen tiempo, solemos salir al patio y utilizar a menudo nuestra barbacoa, aunque su exposición al fuego y la grasa la irán deteriorando con el tiempo. Limpiarla frecuentemente alargará su vida útil para que puedas utilizarla durante mucho más tiempo. ¿Quieres saber cómo limpiar la parrilla de la barbacoa correctamente? 

Consejos para limpiar la parrilla de la barbacoa

Para tenerla siempre a punto, lo ideal sería limpiarla tras cada uso, incluso cuando aún está caliente. Sin embargo, no resulta una tarea sencilla porque algunas veces se queda impregnada de grasa. Toma nota de esos pasos y te será más sencillo limpiar la parrilla de la barbacoa:

  • Llevar un mantenimiento regular es muy importante, aunque tengas que hacer una limpieza rápida después de cada uso. Como ya hemos mencionado, también es esencial limpiarla antes de utilizarla, aunque los invitados tengan que esperar un poco más de tiempo. 
  • Además del mantenimiento habitual, cada tres o cuatro meses tendrás que hacer una limpieza en profundidad. El objetivo principal es mantenerla en buen estado. Si descuidas la parrilla, se podría oxidar y al final tendrías que tirarla. 
  • Antes de nada retira toda la ceniza que haya quedado tras utilizarla y coloca unos papeles de periódico en el suelo para evitar ensuciarlo todo. Para facilitar la limpieza no olvides llevarlo a cabo en un lugar que no sea tan delicado, pues el carbón puede ensuciarlo todo con facilidad.  
  • Para quitar la grasa de la parrilla de la barbacoa cuando aún esté caliente, utiliza papel de periódico. Una vez se enfríe, si deseas hacer una limpieza más profunda, coloca la parrilla encima de un cubo con agua y raspa la grasa de las rejillas por ambos lados con ayuda de un estropajo metálico y jabón. Si la grasa está demasiado incrustada, utiliza un cepillo metálico para eliminar toda la suciedad que puedas. 
  • Sea como sea, el método más efectivo es pulverizar la parrilla con un potente antigrasa como KH-7 Quitagrasas. Si puede ser cuando aún esté caliente, mucho mejor, porque así la suciedad saldrá sin problemas. Basta con dejar que el producto actúe unos minutos (con 5 o 10 minutos bastará) para frotar enérgicamente con un cepillo, estropajo o  papel de periódico.  
  • Si después de realizar estos pasos, aún quedan restos de carbón o grasa incrustada, repite la operación hasta que quede bien. Lo último será aclarar la parrilla con abundante agua.  
  • Desde aquí te recomendamos que la seques con una toalla o un paño y que la cubras con una lona para conservarla en buen estado hasta que decidas volver a utilizarla.