Un mobiliario exterior útil y práctico y diseñado especialmente para resistir nuestras horas de ocio, pero que también requiere cuidados contantes para que conservarlas en el mejor estado posible y que duren el máximo tiempo posible. 

En este artículo te ofrecemos una serie de consejos sobre cómo limpiar muebles de jardín para que puedas disfrutar de ellos otra temporada más. Algo que no solo revertirá en la estética de nuestra terraza o nuestro jardín, también en la comodidad y crear un ambiente acogedor y pulcro.

Consejos para la limpieza y mantenimiento de los muebles de jardín

Uno de los primeros consejos para que nuestros muebles de jardín se mantengan lo más limpios y cuidados es guardarlos a cubierto en aquellos momentos del año en los que no los utilicemos, además de guardarlos embalados o cubiertos con alguna funda plástica o de tela que los proteja de las inclemencias del tiempo y de la suciedad. Una medida, la de cubrirlos, que también tenemos que llevar a cabo si no nos queda más remedio que dejarlos al aire libre.

Por lo que respecta a la limpieza, también hemos de tener en consideración el tipo de material de los muebles, ya que, dependiendo de este, tendremos que decantarnos por una u otra técnica.

Cómo limpiar muebles de jardín según el tipo de material

Según el tipo de material con el que están fabricados los muebles de jardín, las técnicas de limpieza son:

  • Muebles de jardín de mimbre o ratán y otras fibras vegetales. Al ser un material que no puede mojarse es mejor retirar el polvo y suciedad con la aspiradora y pasar después un cepillo suave ligeramente humedecido en agua con un poco de jabón. Es aconsejable hacer esta limpieza en días soleados para que de tiempo a que los muebles se sequen al aire libre.
  • Muebles de jardín metálicos. Este tipo de muebles es mucho más resistente, si bien con el paso del tiempo se oxidan y va perdiendo la capa de pintura que algunos llevan. En el caso de los muebles de jardín de acero inoxidable, estos son bastante resistentes, aunque también les afecta la corrosión. Se pueden limpiar con un paño humedecido en agua y jabón neutro y secarlos después con un paño seco.
    En el caso de que tengan una capa de pintura, tendremos que revisar si ésta se ha levantado y requiere repintarse.
  • Muebles de plástico. Este es el tipo de mueble de jardín más habitual y también los más económicos, además de ser los más sencillos de limpiar y mantener. Así, si se tratan con el cuidado que requieren, pueden durar bastante tiempo. Para su limpieza se pueden emplear un trapo humedecido en agua con jabón neutro o KH-7 Quitagrasas y frotar bien las manchas y restos de suciedad. Además, si se observa que hay alguna rayadura, esta puede disimularse aplicando un poco de crema multiusos.
  • Muebles de madera. Este tipo de muebles presenta una gran variedad de tipos de madera. La mayoría pueden limpiarse con un paño humedecido con limpiador jabonoso para la madera, si bien los muebles de madera exótica o de teka se suelen limpiar con aceite de teka y paño suave, si bien es importante consultar previamente si existe otro aceite específico para ese tipo de madera o puede servir el de teka. Los muebles de madera de teka requieren una mano de aceite cada tres meses, aunque, y dependiendo de la exposición, suele ser preciso hacer una limpieza y mantenimiento más frecuente.
    Si han perdido su color o están algo deteriorados podemos aplicarles tratamientos como darles un tinte ecológico para madera, lijar, dar un sellador y barnizarlas para conseguir un acabado perfecto.