Los muebles, al estar en contacto con los elementos externos, suelen ensuciarse más de lo que parece aunque pase desapercibido en el caso de las maderas muy oscuras. Hoy te vamos a mostrar cómo limpiar muebles de madera de la manera más apropiada y sin daños.

Limpiar los muebles de madera 

Limpiar los muebles de madera no tiene por qué suponer un gran esfuerzo, pero debe hacerse de la forma correcta. Para ello existen en el mercado algunos productos específicos indicados para el cuidado de estos materiales, también algunos métodos caseros y sencillos que ayudan a mantenerlos impolutos. Es posible utilizar KH-7 Quitagrasas para ello si se mezcla con un poco de agua, un método sencillo que ofrece grandes resultados. Lee atentamente cómo hacerlo en cada caso.

Los muebles de madera barnizada

Los muebles de madera barnizada presentan una capa protectora que evita que el material se erosione con el paso del tiempo. Este tipo de accesorios son de muy fácil mantenimiento, ya que las maderas corren menos riesgos. Para mantenerlos limpios en el día a día basta con pasar un paño seco por las superficies, retirando así el polvo acumulado. Después, cada cierto tiempo, debes humedecer un paño y añadir un poco de jabón, así los limpiarás de una forma un poco más profunda. Si la mezcla está un poco caliente los resultados serán más favorables.

Limpiar los muebles de madera natural

Hay muchas personas que prefieren decorar con muebles de madera natural y sin tratar, el aspecto puede ser más auténtico y suelen aportar un toque acogedor a las estancias. En cambio, estas superficies pueden ser un poco más complicadas de mantener, ya que no presentan ninguna protección en los materiales. Para retirar el polvo en el día a día lo mejor en estos casos será optar por una bayeta de microfibra que esté un poco húmeda, así evitarás dañar esa madera tan desprotegida. 

Para una limpieza algo más intensa, algo que se puede hacer aproximadamente una vez por semana, se debe empapar este paño en agua tibia y mezclar con un poco de jabón. Lo ideal es pasarlo en el sentido de la veta y con cuidado, evitando restregar el trapo.

La madera pintada

En algunos casos te puedes encontrar muebles de madera pintada para obtener diseños de diferentes colores o crear un bonito dibujo. Estos se deben tratar con especial cuidado, ya que si utilizas métodos un poco agresivos corres el riesgo de levantar la pintura sin querer. En este caso lo más adecuado es pasar un cepillo suave por la superficie del mueble primero, y después una esponja impregnada de agua fría y jabón. Para secarlo una vez terminado el proceso, pasa un paño de algodón que absorba los restos de humedad.

Si en lugar de pintado está encerado solo tendrás que pasar un paño por la superficie de vez en cuando. Si se mancha, tendrás que adquirir algún producto especializado para tratar el material. Lo más común es optar por aquellos que tienen esencia de trementina.