Lo ideal es limpiar los muebles de la cocina cada día y realizar una limpieza a fondo tanto del interior como del exterior más espaciada. 

¿Cómo limpiar los muebles de la cocina y cuidarlos al mismo tiempo? Te mostramos una breve guía en función de su material y/o acabado.

Cómo limpiar muebles de cocina de madera

Los muebles de cocina de madera son los más deseados: elegantes y resistentes; pero cuentan con un gran problema: eliminar la grasa, los restos de agua del fregado o las huellas de los dedos no siempre resulta fácil.

Una de las opciones más utilizadas para limpiar muebles de madera de la cocina consiste en preparar una solución de una taza de vinagre blanco y una de agua. Se humedece un paño limpio de algodón y, sin que llegue a gotear, se pasa la madera. Este proceso tiene un doble peligro: el olor del vinagre, y sobre todo no llegar a eliminar por completo la humedad. En la madera, cualquier viso de humedad pone en riesgo la estructura, apareciendo las deformaciones. Para evitarlo, otra vía menos peligrosa pasa por utilizar KH-7 Cocinas.

Así se limpian los muebles de cocina de melamina

¿Has apostado por la melamina para los muebles de tu cocina? En este caso tienes dos opciones seguras para tus armarios: o bien un trapo que no cree carga electrostática, levemente humedecido con agua y líquido jabonoso, sin olvidar retirar cualquier signo de humedad con un paño seco, y, por otro, utilizar KH-7 Cocinas. No solo eliminarás cualquier marca en el mueble, sino que evitarás que se pierda brillo y color. ¡Quedarán como recién estrenados!

Cómo limpiar muebles de cocina brillante

¿En tu cocina tienes muebles lacados con brillo? Los muebles de cocina lacados son muy delicados. De ahí que los fabricantes remarquen la importancia de utilizar productos desengrasantes y desinfectantes con PH Neutro. Así, con una bayeta de microfibra, mojada en agua con jabón, se pasa hasta que se considere limpia. Antes de que seque la humedad, pasa un trapo de algodón para asegurarte de que no se pierde ese brillo tan especial.

En el caso de manchas concretas, utiliza directamente el jabón sobre ella, dejando que actúe hasta que reblandezca. Después, sigue el proceso anteriormente descrito: primero la bayeta de microfibra y después el trapo de algodón.

Cómo pasar los armarios de la cocina por dentro

Los muebles de la cocina se ensucian tanto por fuera como por dentro. Que no lo veamos no significa que la suciedad no exista. De hecho, es más peligroso precisamente por eso: no verlo diariamente nos invita a dejarlo más tiempo. 

En la cocina, la grasa y las marcas, cuanto más tiempo permanezcan en los muebles, más difícil será eliminarlas por completo. ¿Cuáles son las más comunes? En primer lugar, la grasa, sobre todo cuando no se ‘forra’ con algún protector. El agua y las salpicaduras también son habituales. Todas ellas requieren una intervención rápida para evitar costras y manchas de por vida. Así pues, ¿cómo limpiar los muebles de la cocina por dentro?

Los fabricantes, independientemente del material que se utilice, recomiendan realizar al menos una limpieza semanal con quitagrasas y desinfectantes aplicados con paños de microfibra. De esta forma, con una única pasada eliminarás hasta las huellas de dedos más invisibles. 

Ahora bien, también recomiendan encarecidamente hacer una limpieza profunda tres o cuatro veces al año, sacando todo el contenido de su interior y pasando cada elemento a conciencia. Eso sí, recuerda dejar que se airee y seque bien el interior antes de volver a guardar el contenido de nuevo.

Cómo eliminar las huellas en muebles de cocina

Una de las manchas más visibles y que sacan de quicio a los propietarios son las huellas en los muebles de cocina. Ya sea en el acero inoxidable o en los muebles de melamina (lacados, sobre todo, aunque también se ven en los mates), se convierten en una pesadilla. 

¿Cómo limpiar las huellas de los muebles de cocina fácilmente? Puedes utilizar una solución de agua con jabón e incluso limpiacristales, tratando de no apoyar los dedos en otras zonas pues se quedará la marca ahí. 

Es importante secar rápidamente con un paño limpio de algodón para que el mueble no pierda su brillo.