Limpiar el motor de una moto

La limpieza del motor de una moto es más importante de lo que puede parecer a simple vista. Es evidente que todas las personas desean que sus vehículos estén lo más limpios, bonitos y relucientes que sea posible. Pero lo cierto es que más allá del componente estético la suciedad en el motor puede causar problemas en su funcionamiento a lo largo del tiempo y también el deterioro de piezas importantes. 

1.  Selecciona el desengrasante adecuado

Solo dos materiales van a ser imprescindibles para una limpieza efectiva y resultan bien sencillos de encontrar: agua y desengrasante. Para el agua lo ideal es contar con una manguera que ofrezca la cantidad y presión necesarias. En lo referente al desengrasante una buena idea es utilizar KH-7 Quitagrasas que es capaz de arrastrar toda la suciedad y acabar con las bacterias sin el uso de lejía en su fórmula, además se puede comprar en cualquier supermercado.

2. Cubre los componentes eléctricos de la moto

Es importante que, antes de ponerte a hacer una limpieza profunda, cubras con cuidado todos los componentes eléctricos de la moto para evitar que se mojen con el agua y tener algún que otro disgusto. También es recomendable que si has utilizado la moto hace poco tiempo la dejes en reposo hasta que se enfríe antes de empezar el proceso de limpieza. Una vez realizado esto será un momento perfecto para tapar el escape con alguna bolsa de plástico. Después, debes fijarlo con una goma elástica para evitar que se introduzca el agua en su interior sin querer.

3. Rociar el motor

En este momento ya podrás rociar el motor con un producto desengrasante, con el eficiente KH-7. Esto se deja actuar durante unos cinco minutos aproximadamente para que haga un poco más de efecto y después se frota con un cepillo pequeño, especialmente las zonas con más suciedad o con barro incrustado. 

4. Enjuagar con la manguera

Cuando ya retires todos los restos será cuando debes usar la manguera para enjuagar todo. Si ves que el motor no ha quedado del todo limpio puedes matizarlo con el agua a presión, por eso es interesante contar con una manguera para la limpieza del motor de tu moto en lugar de un cubo de agua. Por último debes procurar dejarlo seco, para ello lo ideal es pasar un trapo que absorba bien la humedad y esperar un tiempo prudente antes de volver a utilizar el vehículo para que esté seco al completo.

Otras alternativas útiles

Si necesitas otros trucos alternativos para que tu moto luzca como los chorros del oro también existen. Por ejemplo, podrás limpiar el motor con gasoil y después aplicar con desengrasante de cocina o el mismo KH-7 y frotar con un cepillo de cerdas de nylon. Es otra forma de mejorar el proceso o realizarlo cuando no tienes todos los materiales a mano.