Su brillo y resistencia son ideales para ser empleado en encimeras de cocina y para encastrar los lavabos de los baños. Si embargo, hay que tener en cuenta que la porosidad del mármol hace que se ensucie de manera muy fácil, resultando también algo  complicado sacarle brillo. En este artículo te ofrecemos una serie de recomendaciones y consejos sobre cómo limpiar el mármol.

¿Cómo se debe limpiar y dar brillo al mármol? 

La limpieza del mármol requiere una serie de cuidados y una protección que ha de seguir los siguientes pasos:

  • Buscar cuál es el principal foco de suciedad para encontrar una solución adecuada. Así, no es lo mismo un suelo de mármol de uso intenso que la encimera de mármol de la cocina. Ambas tienen tipos de manchas diferentes y será importante tenerlas en cuenta para conseguir sacarles brillo.
  • Barre el suelo o pasa un trapo por la encimera de mármol para retirar los restos de suciedad que haya en superficie.
  • La limpieza de las manchas y la suciedad más incrustada en el mármol ha de realizarse con un paño o una esponja suave humedecida en agua con jabón neutro. Se elimina todo resto de suciedad, prestando atención a las manchas y procurando limpiar siempre en el momento de producirse las manchas. Es preciso dejar el suelo lo más escurrido posible y dejar secar.
  • Usar un producto limpiador eficaz como KH-7 Quitagrasas. Es uno de los limpiadores más potentes del mercado y con un uso muy sencillo. Tan solo deberás rociar la zona que quieres limpiar, dejar que el producto actúe 2 o 3 minutos y retirar. La suciedad se habrá elimiinado por completo y lucirás un mármol limpio y brillante. 
  • El siguiente paso es abrillantar el mármol, una tarea que suele realizarse con una mezcla de agua y bicarbonato sódico. La proporción es de 3 cucharadas de bicarbonato por cada cuarto de litro de agua y se ha de aplicar con un paño por toda la superficie a abrillantar. La mezcla se ha de dejar actuar unas horas, más o menos 5 horas, y enjuagarla con agua tibia después. El proceso ha de hacerse con un trapo suave de algodón.
  • Otra solución casera para eliminar la suciedad incrustada en el mármol es una mezcla de tres litros de agua, dos cucharadas de bicarbonato de sodio, cinco cucharadas de alcohol y un chorro de jabón neutro. Puedes aplicarlo con una bayeta o con una fregona suave.
  • No emplees nunca productos agresivos que puedan dañar el mármol.
  • Una vez limpia y seca, es preciso sacar brillo y proteger así el mármol. Para ello deberás emplear un lustrador como la cera líquida y aplicarlo según lo indique el fabricante. El mármol quedará brillante y protegido durante bastante tiempo. No hay que confundir el abrillantado con el pulido del mármol, ya que este último consiste en lijar la superficie para rebajar la superficie y eliminar cualquier imperfección.

Consejos para la limpieza y el brillo del mármol

Entre los consejos más útiles a la hora de limpiar y abrillantar el mármol:

  • Como ya hemos apuntado, es conveniente limpiar las manchas de inmediato porque, al ser un material poroso, la suciedad se irá incrustando, siendo más difícil de eliminar. Uno de los productos que suele emplearse en este tipo de limpiezas es el vinagre, si bien siempre es importante aplicarlo diluido, nunca directamente. El vinagre tiene gran poder de limpieza y desinfección, además de aportar bastante brillo.
  • Otro remedio casero para limpiar el mármol es eliminar la suciedad y abrillantarlo con una mezcla de bicarbonato y agua.
  • También es posible sacarle brillo al suelo de mármol con una mezcla de zumo de limón y agua. Hay que aplicarlo sobre la superficie de mármol con una bayeta o paño suave y dejarlo actuar durante una hora más o menos. Pasado ese tiempo será momento de retirarlo con un paño suave.
  • Por último, otra mezcla práctica y eficiente es la de agua tibia con zumo de limón y alcohol al 70% o agua oxigenada.