El agua caliente actúa como un coagulador, por lo que hace que se concentre y agarre más a la superficie y dificulta su limpieza. Del mismo modo, la sangre seca, aunque parezca más fácil de limpiar, no lo es. Con la sangre, cuanto antes actuemos más probabilidades de éxito. Así las cosas, ¿cómo limpiar manchas de sangre? 

Cómo quitar manchas de sangre de la ropa

Al igual que ocurre con el colchón, en cualquier textil la rapidez resulta clave para la efectividad de cualquier método para limpiar la sangre. Y es importante tratar la prenda antes de limpiarla porque puede fijarse en la ropa.

En la ropa habitual, que no sea delicada, lo más efectivo es mojarla en agua fría y enjabonarla, frotando bien la zona para que no quede cerco. Ahora bien, ¿cómo se comporta en cada tejido?

  • Cuando aparece una mancha de sangre en una sábana puedes ayudarte de agua oxigenada, vertiéndose sobre la mancha. Esta actúa rápido para evitar el amarilleamiento de la prenda, sobre todo en la ropa de cama blanca. Tan solo tienes que dejarla actuar unos minutos, y después dejar la prenda en agua fría una media hora. Tras este tiempo, enjuaga la prenda sin frotar y la lavamos o bien a máquina o con jabón neutro a mano. En caso de que haya secado, puedes utilizar sal para que actúe sobre la marca.
  • Si se trata de una pieza de tela delicada (tipo blusa o vestido de seda), olvídate del agua oxigenada. Puedes quemarla. Para este tipo de tejido, lo más recomendado es la pasta de dientes clásica, sin añadidos ni colorantes. Así, se aplica directamente sobre la zona afectada, y en los bordes, dejando que seque y después con agua fría se enjuaga bien. Solo se debe frotar al lavar finalmente la prenda. 

Hay productos específicos como KH-7 Sin Manchas que elimina fácilmente estas manchas. Pulveriza en la prenda, deja actuar unos 5 minutos y lávala en la lavadora como haces habitualmente. 

Limpiar la sangre de la ropa blanca

En el caso de que la ropa que se te haya manchado con sangre sea de color blanco, deberás tener más cuidado a la hora de hacer la limpieza para que la mancha no se vuelva demasiado perenne. 

Lo primero de todo es que tendrás que lavar cuanto antes para que los pigmentos de la sangre no penetren con demasiada profundidad. Cuando la sangre aún está fresca es mucho más fácil eliminarla de los tejidos, así que actúa de inmediato para poder evitar que la prenda de ropa se eche a perder. 

Otro punto muy importante a la hora de limpiar manchas de sangre es que no uses agua caliente: el agua fría es la temperatura indicada para que puedas limpiar bien la mancha. ¿Por qué? Básicamente, porque el agua caliente puede hacer que la sangre se adhiera aún más a las fibras del tejido y, por tanto, que sea más difícil eliminarla. 

Además, te brindamos estos consejos que te ayudarán a limpiar bien tu ropa blanca: 

  • No uses agua oxigenada. Aunque existen remedios caseros en los que defienden el uso de agua oxigenada, no es un buen truco para estos casos, ya que puede fijar aún más la mancha de sangre. 
  • Añade amoníaco en tu detergente de ropa habitual para que, así, la acción limpiadora del producto se potencie y logres una colada más limpia. 
  • Lava todas las veces que sea necesario. Puede ser que la mancha de sangre no se vaya a la primera; en estos casos, vuelve a meterla a la lavadora hasta que los restos se eliminen por completo. 
  • En el caso de que la mancha esté fresca, un buen truco es lavarla con agua y sal. La sal ayudará a retirar la sangre más adherida y a que no penetre los tejidos en demasía. 
  • Aplica productos quitamanchas efectivos como KH-7 Sin Manchas que te ayudará a eliminar la mancha de una forma muy sencilla  y sin dañar la ropa blanca, ya que no contiene lejía. 

Cómo limpiar manchas de sangre seca del colchón

Al igual que ocurre con la madera, los tejidos y textiles son críticos a la hora de enfrentarnos a la sangre. Pero más si cabe cuando no hemos visto la sangre hasta que se ha secado. Aunque más complejo y laborioso, no es una misión imposible limpiar manchas de sangre secas de un colchón. Recuerda que idealmente, en cuanto vemos una mancha de sangre, se ha de actuar.

¿Cómo proceder si está seca? En primer lugar, aplica pasta de dientes sobre toda la superficie que ocupa la mancha. Tienes que dejarla secar por completo antes de proceder a su enjuagado completo. Para ello, es importante utilizar siempre agua fría, y si está muy seca, un poco de jabón. Frota bien la mancha e irá desapareciendo.

Si a la primera no lo has conseguido, repite el proceso hasta que no queden restos de sangre en el colchón. En caso de que se haya secado completamente, puedes utilizar sal para que actúe sobre la marca.