Si deseamos que el extractor funcione correctamente y los humos y olores no se extiendan por toda la casa, tendremos que procurar hacer limpiezas en profundidad con una frecuencia proporcional a la intensidad de uso. Y que no te dé pereza, con estos consejos y trucos de limpieza que te damos conseguirás que tu campana extractora luzca y funcione como el primer día. ¡Toma nota!

Cómo limpiar la campana extractora

Una campana de extracción de humos es aquella que saca vapores, humos y olores al exterior a través de un tubo que tiene salida a la fachada o a un patio. Lo ideal es no esperar a que la campana gotee grasa y hacer limpiezas de forma regular, especialmente si la utilizamos a diario. Asimismo, es importante ir cambiando los filtros antigrasa a medida que se vayan deteriorando.

  • El primer paso es retirar los filtros antigrasa siendo importante que antes revises las instrucciones de uso de tu campana y sigas las recomendaciones de limpieza del fabricante. Así podrás comprobar qué partes son lavables, cuáles tienes que cambiar y cada cuánto tiempo tienes que sustituirlas. 
  • En las campanas extractoras con filtros visibles es habitual encontrar filtros de lamas de acero inoxidable, muy duraderos y de sencilla limpieza; filtros de mallas, los más habituales en el ámbito doméstico y que pueden lavarse en el lavavajillas; y los filtros que combinan ambos modelos
  • Si el modelo de filtro visible de tu campaña extractora es alguno de éstos, sí puedes limpiarlo poniéndolo a remojo en agua caliente a la que te aconsejamos añadir bicarbonato y unas gotas de vinagre blanco de limpieza o zumo de limón. Para realizar esta limpieza también puedes recurrir a productos de limpieza tan eficaz contra la grasa y la suciedad como KH-7 Antigrasas
  • Deja los filtros en remojo en un barreño o en la fregadera durante unos 15 o 20 minutos para que la grasa se vaya soltando y diluyendo. Escúrrelos y sécalos para volver a colocarlos. Puedes completar y mejorar los resultados del remojo y limpieza de los filtros con un lavado en el lavavajillas.

Al ser un elemento que suele tener tanto diseños muy decorativos como diseños minimalistas para que pase casi desapercibido dentro del conjunto de la cocina, solemos limpiar con más frecuencia el exterior de la campana que el extractor

Un error muy común, ya que, si no procedemos a hacer una limpieza y mantenimiento constante, enseguida veremos gotear la grasa sobre la placa de la cocina, con el peligro de incendio en el caso de que tengamos una cocina de gas con llama

Cómo limpiar el exterior de la campana

Una vez hecha la limpieza de los filtros, pasaremos a limpiar la superficie exterior de la campana. Un exterior que se ha de limpiar con un paño suave y productos adecuados al material del mueble en el que la campana esté encastrada, sea madera, acero inoxidable, PVC, lacados, laminados, etcétera. Un producto de limpieza antigrasa como la gama KH-7 Antigrasas puede ser una buena opción para retirar sin mucho esfuerzo toda la grasa que suele adherirse al exterior.

Cómo limpiar el interior de la campana

Por lo que respecta al interior, la limpieza no es tan sencilla, ya que estamos ante el motor y otras piezas eléctricas que no deben ni pueden mojarse ni manipularse. Sea como fuere, los especialistas en limpieza nos ofrecen un truco sencillo y efectivo.  

Así, podemos sanear el interior poniendo una cazuela grande a hervir con agua y vinagre durante una media hora. El vapor de agua facilitará que la grasa del interior se desprenda y vaya escurriendo hacia afuera. Solo tendremos que retirarla con un paño humedecido con agua y un producto antigrasa.