Mantener la cocina limpia no es una cuestión puramente estética sino de higiene. La campana es uno de los principales electrodomésticos que debemos cuidar y limpiar para garantizar su funcionalidad y frecuencia de uso. Lo peor de todo es que acumula mucha suciedad en zonas no tan accesibles, por eso queremos mostrarte cómo limpiar la campana de la forma más sencilla y práctica posible. 

Consejos para limpiar la campana

A la hora de eliminar la suciedad de la campana, toma nota de estos consejos que te harán la vida más fácil:

Limpiar la campana tras cada cocinado

Para que tu cocina siempre luzca impecable y para ahorrarte mucho trabajo y esfuerzo en el futuro, lo más recomendable es limpiarla después de utilizarla. Ahora bien, desde aquí te recomendamos que hagas una limpieza de la cocina a fondo cada dos meses, lo que significa desmontar los filtros y limpiar muy bien tanto el interior como el exterior. 

¿Cómo desmontar y limpiar los filtros?

Pese a que existen muchos tipos de campanas diferentes, todas ellas tienen el mismo cometido y todas sin excepción poseen filtros para limpiar el aire de la cocina. Antes de empezar a limpiar los filtros, asegúrate que tienes a mano el manual de uso para saber cómo desmontarlos. 

Una vez hecho, puedes meter los filtros en el lavavajillas, utilizar un ciclo normal y, una vez terminado, repasar los filtros con un estropajo suave, un cepillo de dientes o una bayeta húmeda.  

Ahora bien, para eliminar la grasa más fácilmente y acabar por completo con la presencia de virus y bacterias, lo más adecuado es utilizar un producto quitagrasas específico como KH-7 Antigrasas.   

En este caso, introduce los filtros en un barreño de agua caliente y déjalos unos minutos hasta que la grasa se ablande. KH-7 Antigrasas es tan efectivo que no tendrás que cepillar ni frotar para eliminar la grasa. Bastará con limpiarlos con agua y pasar una bayeta húmeda para retirar el producto.  

No obstante, si la campana es de recirculación, estará compuesta por filtros de carbono que sirve para retener las impurezas. En este caso, los filtros tendrás que cambiarlos cada cierto tiempo teniendo en cuenta la recomendación del fabricante.

¿Cómo limpiar el interior de la campana?

Rocía su interior con un desengrasante eficaz como el que hemos mencionado y espera un tiempo para dejar que el producto actúe. Cuando la suciedad se haya reblandecido, utiliza una esponja suave o una bayeta para retirarla. Repite el proceso varias veces para cubrir todas las zonas hasta que el interior quede reluciente. 

Antes de nada, ten en cuenta que la grasa se irá haciendo líquida y caerá de la campana, de ahí que debas poner papel absorbente para que caiga sobre ella y proteger tu vitro. 

¿Cómo limpiar la campana extractora por fuera?

Lo primero que debes hacer es desenchufar la campana para evitar cortocircuitos y calambres. También es importante conocer el material de fabricación para saber qué producto debes utilizar. 

La mayor parte de las campanas están fabricadas con acero inoxidable, así que lo mejor es utilizar un producto específico y utilizar una esponja suave y una bayeta para evitar arañazos. Si es de aluminio o cristal puedes emplear limpiacristales o agua y jabón.

Cuidado diario

Evita que el aceite se queme, pues genera mayor cantidad de humo y grasas, suciedad que se depositará en la campana y en otros lugares de la cocina. Además, también es conveniente utilizar el horno de vez en cuando para cocinar los alimentos, una opción más a tener en cuenta.  

Una campana limpia hará que tu cocina se vea reluciente, convirtiéndola en un lugar más higiénico.