Hay que tener en cuenta que por un azulejo bien cuidado no pasa el tiempo, algo que se ha evidenciado con el revival de los pavimentos hidráulicos o los azulejos Metro. Así que, nada mejor que ponerse manos a la obra y apuntar estos consejos sobre cómo limpiar azulejos y que queden como nuevos. ¡Comenzamos por la cocina! 

Cómo limpiar azulejos del baño

En el caso del cuarto de baño, los azulejos se ven más afectados por la humedad y la cal del agua. El proceso de limpieza de los azulejos del baño es similar al del de los de la cocina.

  1. El primer paso será retirar todos los objetos que haya en el suelo y las paredes del baño. 
  2. Después, y con un barreño de agua caliente con un chorro de vinagre blanco de limpieza y unas gotas de lavavajillas neutro se procede a enjabonar los azulejos con una esponja, frotando las manchas incrustadas y rociando aquellas zonas más rebeldes con productos como KH-7 Baños.
  3. Para finalizar, se irá aclarando con agua limpia y una bayeta, para después secar y sacar brillo a los azulejos limpios con un paño seco y limpio. 
  4. Una vez que se haya sacado brillo a los azulejos, será el momento de fregar el suelo y dejar todas las superficies en perfecto estado.

Cómo limpiar azulejos de la cocina

El revestimiento de la cocina con azulejos permite cierta tranquilidad al proteger mucho las paredes de la grasa y la humedad. De esta manera, con tan solo pasar un paño húmedo o papel de cocina se pueden retirar manchas y salpicaduras al momento sin que las superficies se impregnen y estropeen. 

Pero esa primera limpieza no es suficiente, ya que la grasa se queda pegada en todas las superficies, amarillea las juntas y, con el tiempo, los azulejos se van desluciendo y la cocina adquiere un aspecto desaseado y envejecido. Para que los azulejos queden completamente limpios deberemos seguir los siguientes pasos:

  1. Lo primero es retirar todos los objetos de las encimeras, así como aquellos que tengamos colgados en las paredes (relojes, calendarios, adornos, platos, etcétera). Será el momento de limpiar todos esos artículos con jabón suave o con un producto antigrasa para retirar toda la grasa y la suciedad que se haya pegado en su superficie.
  2. Barrer la cocina para retirar también el polvo que haya en el suelo, ya que, si se hace después, el polvo que se levante puede manchar los azulejos.
  3. Para limpiar los azulejos cogeremos un barreño con agua caliente y le añadiremos un chorro de vinagre blanco y unas gotas de lavavajillas neutro. Con una esponja suave iremos frotando los azulejos, siempre desde arriba hacia abajo. Tras enjuagar y aclarar, se pasa un paño seco y suave para sacar brillo a los azulejos.
  4. Si la suciedad está muy incrustada y hay manchas de moho en las zonas del fregadero, entonces se puede recurrir a productos de limpieza como KH-7 Baños. Dependiendo de lo incrustada que esté la suciedad se puede aplicar directamente y dejar actuar unos instantes.
  5. Por último, se puede pasar un paño y limpiacristales para sacarle más brillo a los azulejos y dejarlos como nuevos.

Cómo limpiar las juntas de los azulejos

Si las juntas de los azulejos presentan un alto grado de deterioro por estar ennegrecidas, con moho o han perdido la masilla que los rellena, se puede renovar su aspecto limpiando esa suciedad con un KH-7 Baños

Una vez limpias las juntas será el momento de rellenar las zonas en las que no hay masilla y blanquear con un lápiz blanqueador. ¡El resultado es impresionante!