El exceso de humedad y la falta de ventilación de la máquina propician la aparición de manchas oscuras de moho, además de ir acumulándose la suciedad en zonas como la goma de la puerta, el cajetín y el filtro, entre otras zonas. En este artículo te ofrecemos una serie de consejos sobre cómo limpiar la lavadora con éxito y de manera eficaz.

¿Cuándo se recomienda realizar una limpieza de la lavadora?

Los expertos recomiendan limpiar y desinfectar la lavadora realizando mantenimientos mensuales y, para redondear ese proceso de limpieza, hacer una limpieza profunda que permita limpiar las tuberías y el interior de la máquina. 

Hay que tener presente que esta rutina de limpieza de la lavadora no solo prolongará la vida útil de nuestra lavadora, también nos ahorrará el que esa suciedad acumulada en su interior pase a la ropa que lavemos. Así que, si queremos una ropa perfectamente limpia y una lavadora en excelentes condiciones de uso deberemos llevar a cabo:

  • Un mantenimiento mensual incluye la limpieza de cajetín del detergente, un punto habitual en el que se retienen muchos restos de jabón y suavizante; la goma de la puerta y el exterior de la lavadora.
  • La limpieza en profundidad ha de efectuarse antes de que se detecten malos olores al abrir la lavadora o en el momento mismo de comenzar a notarlos. Para ello, comenzaremos por limpiar el filtro del agua siguiendo las instrucciones de uso. Después, pasaremos a poner la lavadora vacía en un programa de agua caliente, preferentemente a 90º.

Trucos para limpiar la lavadora

A estas acciones se puede sumar el uso de remedios caseros y productos de limpieza que nos faciliten o aseguren que el proceso es más eficaz. Entre las medidas que podemos tomar se destacan:

  • Realizar la limpieza profunda en ciclo de agua caliente con productos como el carbón activo, muy útil para eliminar los malos olores y restos de suciedad; el vinagre blanco de limpieza o un poco de lejía. Hay que tener presente que hay lavadoras que incluyen un programa de limpieza automática.
  • Limpiar los restos de detergente del cajetín de la lavadora. Aunque tengamos la prevención de no echar más jabón o suavizante del necesario, siempre suelen acumularse restos de jabón, tanto del detergente en polvo como el líquido, siendo preciso retirarlos y enjuagar bien el cajetín para dejarlo completamente limpio. Para eliminar suciedad, desinfectar y quitar malos olores podemos recurrir a productos como KH-7 Quitagrasas.Esta limpieza se realiza pulverizando el cajetín con KH-7, sumergirlo en agua templada y dejarlo en remojo durante unos 5 minutos. Pasado ese tiempo, frotamos con un cepillo y aclaramos la pieza.
  • Limpiar la goma de la lavadora. También podemos utilizar el vinagre blanco de limpieza o KH-7 Quitagrasas para conseguir desinfectar y evitar la formación de bacterias en la goma. Algo que, además de mal olor, termina por deteriorar la goma. Uno de los trucos para que no se generen malos olores y bacterias es mantener la puerta abierta para que se ventile y se reduzca el nivel de humedad.Para limpiar la goma solo tendremos que pulverizarla con KH-7 Quitagrasas, dejar que actúe el producto y retirar el producto y todos los restos de suciedad que arrastre.
  • Limpiar el filtro del agua de la lavadora con un cepillo y en el chorro de agua fría. Hay que tener especial cuidado a la hora de sacar el filtro ya que suele salir bastante agua y suele venir sucia y acompañada de los restos de suciedad de cada lavado.