Una limpieza de inyectores que tiene como objeto eliminar toda la suciedad que pueda obstaculizar el flujo del combustible y reducir la capacidad de pulverización del combustible. Esta tarea también facilitará la medición precisa de la capacidad de flujo de carburante de cada inyector, permitiéndonos adquirir datos sobre su rendimiento y valorar si se precisa hacer algún ajuste. Pero ¿cómo limpiar inyectores moto? ¡Aquí te lo contamos! 

¿Cuándo se precisa hacer la limpieza de los inyectores de moto?

Pese al refinado, el combustible también suele ensuciar los inyectores al tener agua y arena e ir quedándose esos restos, además de otras sustancias. Todos estos residuos van obstruyendo parcialmente las boquillas de los inyectores, mientras que el exceso de agua puede llegar a oxidar los componentes metálicos de los inyectores.

Esta limpieza ha de llevarse a cabo según la cantidad de kilómetros que se han recorrido. Así, se recomienda hacer una limpieza cada 20 o 25 mil kilómetros, además de prestar atención a los síntomas como un incremento en el consumo de combustible, un menor rendimiento del coche, dificultades en el arranque y que los gases del tubo de escape se han oscurecido.

¿Cómo se limpian los inyectores de moto?

Para la limpieza de los inyectores de moto hemos de comenzar por apagar el motor de la motocicleta y localizar los inyectores de combustible. Una localización para la que precisaremos contar con el manual de instrucciones del fabricante y consultar dónde y cómo se hallan los inyectores,

Una vez localizados, retiramos la bomba del combustible y frenamos el retorno del carburante colocando un paño grueso. Este no ayudará a que el combustible no bombee dentro el motor al encenderlo. 

Aplicaremos un disolvente presurizado en los inyectores de combustible y encendemos un rato el motor. Una vez adjuntado el disolvente, procederemos a apagar el motor y retirar los restos del líquido disolvente. Conectamos de nuevo las mangueras de combustible a la bomba siguiendo las instrucciones del manual de la marca de la moto y la ponemos en marcha para comprobar si realmente funciona. De no ser así, podemos repetir el proceso de nuevo.

Trucos de limpieza de los inyectores de una moto

Uno de los trucos de limpieza que funcionan es utilizar KH-7 Quitagrasas o KH-7 Motor. Los expertos recomiendan emplear KH-7 rebajado con agua en un 50% y dejar que actúe unos 10 minutos para que se limpien bien los inyectores. 

Una vez pasado ese tiempo, procederemos a enjuagar bien la zona y montar todo de nuevo. Los productos de limpieza de este tipo están especialmente desarrollados para eliminar con éxito todo tipo de grasas, aceites, suciedad, humo y el alquitrán que se puede acumular en los motores de los automóviles y las motocicletas. 

Con este producto también podemos aprovechar para realizar la limpieza de otras partes de la moto como el motor, los carenados, las llantas y las barras de suspensión, entre otras piezas.

Antes de emplear este tipo de productos de limpieza es recomendable consultar las instrucciones de uso de nuestra motocicleta, además de hacer primero una pequeña prueba en una zona menos visible. También hay que tener presente que, al ser productos desengrasantes, las superficies que necesitan estar engrasadas han de engrasarse de nuevo tras la limpieza.

Otras de las precauciones es no emplear estos productos en metales con acabado de aleación, no aplicarlo en superficies de piel o skay de la moto, además de no dejar que el producto se seque, retirándolo en el tiempo señalado para evitar que queden manchas.