Consejos para limpiar fogones

Los fogones de la cocina se emplean a diario y si no mantenemos una limpieza regular, la grasa y la suciedad se acumulan con mucha facilidad. Sigue estos consejos y sabrás cómo limpiar fogones de manera práctica y efectiva:  

  • Fogones apagados y fríos. Antes de empezar a limpiarlos, debes comprobar que estén apagados y proceder a su limpieza una vez estén fríos para evitar quemarte. 
  • Quitar, lavar, secar y colocar. Para limpiar bien los fogones es necesario extraerlos. Una vez los laves, deberás secarlos y prestar especial atención a su colocación. Además, es importante que compruebes que no hay agua en sus orificios, pues de otra forma podría dificultar la ignición del gas.   
  • Eliminar la obstrucción en orificios. Una vez retires los fogones, comprobarás que cada uno de estos quemadores tiene algunos orificios por los que sale el gas. Puede que la suciedad los haya obstruido, así que es conveniente que pases una aguja fina o un palillo por cada orificio para desatascar la grasa y obtener una limpieza profunda. 
  • Limpieza con agua y vinagre. Llena un recipiente con agua tibia y añade un vasito de vinagre. Mete los quemadores dentro y déjalos reposar varias horas. Sácalos y lávalos con un poco de agua tibia y jabón neutro, y emplea un estropajo para eliminar toda la grasa. Después sécalos bien con un paño limpio. 
  • Limpieza con bolsa hermética y amoniaco. El amoniaco es un producto que solemos utilizar habitualmente en la limpieza doméstica. Ahora bien, pese a que es un buen desinfectante, hablamos de un producto químico y hay que tener cuidado a la hora de utilizarlo. Su capacidad desengrasante es excepcional y puede ser un buen aliado para limpiar fogones de gas.Para llevar a cabo este método necesitarás amoniaco en polvo y una bolsa hermética. Simplemente agrega unas 4 cucharadas de amoniaco al interior de la bolsa e introduce los fogones. Cierra la bolsa hermética y agita para que el amoniaco actúe y debilite la suciedad incrustada. Deja que actúe una hora y lava después los quemadores con agua y jabón neutro.
  • No olvides limpiar la superficie. Hoy día, los fogones tradicionales forman parte de superficies más duraderas y fáciles de limpiar: cristal templado, cerámico o acero inoxidable. Además de los fogones, recuerda limpiar bien la superficie dependiendo del material que se trate, bien con limpiadores de acero inoxidable o con agua y jabón. Sea como sea, utiliza también rascadores específicos para no rayar la superficie y eliminar así la suciedad incrustada. 

Productos específicos para limpiar fogones

Este tipo de productos son los más efectivos a la hora de eliminar cualquier resto de grasa y suciedad acumulada de tu cocina. Siguiendo esta línea, KH-7 Quitagrasas & Quitagrasas Desinfectante son dos de los productos más utilizados por su facilidad de uso y poder desengrasante

Después de pulverizar los fogones con el quitagrasas, deja que su capacidad desengrasante actúe durante 5 minutos. De esa forma, penetrará mejor y luego será más fácil retirar la grasa. Una vez esté blanda, pasa un paño o gamuza humedecida por los fogones para retirar toda la suciedad, y finalmente acláralos con un paño húmedo y limpio para que tus fogones luzcan impolutos. 

Las cocinas de gas pueden desgastarse prematuramente si no reciben un mantenimiento adecuado. Invertir cierto tiempo en su limpieza diaria y en actuaciones más profundas es fundamental para garantizar su vida útil

Si empleas los productos adecuados y tienes en cuenta nuestros consejos, esta tarea no tiene que ser tan tediosa. Recuerda limpiar los fogones cuando estén fríos, eliminar los restos de suciedad cuanto antes para evitar que se queden adheridos y no emplees productos abrasivos ni herramientas afiladas que no sean específicos para este uso.