Por su ubicación, los discos de freno se encuentran expuestos a la suciedad, siendo fácil que se acumulen residuos entre la pastilla de freno y el disco. Y, pese a que la rotación tiende a retirar esa suciedad, es importante efectuar limpiezas regulares para que los discos de freno funcionen perfectamente. En este artículo recogemos una serie de consejos para limpiar discos de freno de moto con éxito.

Pasos para limpiar discos de freno de una moto

La limpieza de los discos de freno nos permitirá optimizar su rendimiento y que no se produzcan esos molestos chirridos al frenar. Por mucho cuidado que tengamos, es imposible evitar que el polvo y la suciedad se vayan acumulando en nuestra moto, también en el sistema de freno y suponiendo una traba para el buen funcionamiento de piezas como las pastillas de freno. Los ruidos y chirridos al frenar nos avisarán de que es momento de hacer una buena limpieza, si bien es mucho mejor hacer ese mantenimiento antes de llegar a ese punto.

Esta tarea es realmente sencilla de realizar y apenas requiere equipamiento. Así, con aire a presión o una aspiradora, un líquido desengrasante como KH-7 Quitagrasas, líquido de frenos, un paño y una lija suaves puede ser más que suficiente para limpiar los discos de freno de nuestra moto.

Los expertos aconsejan efectuar esta limpieza cada seis meses para que nuestra moto funcione a la perfección. Los pasos que tendremos que seguir para realizar esta tarea son:

  1. La moto debe colocarse siempre sobre una superficie que esté bien nivelada.
  2. Poner el freno de estacionamiento y un gato para que puedas realizar la operación de limpieza con seguridad.
  3. Coger la herramienta necesaria y suelta las tuercas del rin, retirar la llanta y un poco el cilindro para poder acceder a las pastillas y retirar también la mordaza. 
  4. Si hay mucho polvo acumulado en el sistema es recomendable retirarlo con cuidado con un aspirador con el accesorio tipo soplador. 
  5. Una vez sin polvo, pasaremos un quitagrasas como KH-7 para desengrasar antes de proceder a un lavado más profundo. Hay que tener en cuenta que es preciso aclarar la pieza tras aplicar el desengrasante y dejarlo actuar. También podemos repasar esa primera limpieza con un limpiador de frenos, de acción rápida y sin necesidad de aclarar con agua.
  6. Los expertos también recomiendan lijar o pulir suavemente las pastillas de freno para eliminar las rebabas que van surgiendo al desgastarse de manera desigual. En el caso de que las pastillas estén desgastadas será momento de cambiarlas.
  7. Una vez terminada la limpieza, montamos todo de nuevo, ajustando bien los tornillos y realizamos la misma operación en la otra rueda de la moto.
  8. Se coloca la llanta y ya tendremos los discos de freno limpios y revisados.