Qué significa Lustrar

Lustrar viene del vocablo latino lustrāre, que viene a significar algo así como «purificar». Este verbo español se utiliza básicamente para «dar lustre» a algo, o lo que es lo mismo, «dar brillo». Lustrar, por lo tanto, es una determinada acción que se lleva a cabo para que un objeto, superficie o similar quede reluciente o brillante. 

Así, podemos lustrar casi cualquier cosa, ya sea unos pendientes, un mueble o un coche. La forma de hacerlo dependerá del material que se trate para evitar decolorarlo o estropearlo con rayones y demás. 

Se trata de un proceso que cuenta con varios pasos hasta llegar al resultado final. Por ejemplo, a la hora de lustrar una mesa fabricada en madera, antes de nada tendremos que utilizar un paño o cepillo para eliminar el polvo. A continuación, aplicaremos un producto especialmente indicado para tratar madera, prestando atención al acabado final. Eso es «lustrar». 

Lustrar tiene diferentes sinónimos, como pulir, limpiar, abrillantar, bruñir, acicalar, pulimentar o limpiar. Cualquiera de ellos tiene lugar en nuestra jerga habitual, aunque de hecho no tienen el mismo significado y todos estos términos no pueden emplearse por igual en el mismo contexto. 

Aunque lustrar pueda significar algo parecido a limpiar, no debemos sustituir uno por otro cuando queramos. Al utilizar estos conceptos de forma indistinta podemos alterar el significado de la oración. Lo que se pretende es ampliar nuestro vocabulario para disponer de mayor información. De hecho, lustrar un coche no es lo mismo que limpiarlo. Limpiar puede hacer referencia a quitar el polvo o lavar los asientos, mientras que lustrarlo puede referirse a limpiarlo y pintarlo para mejorar su aspecto.