Qué es Desinsectar

Desinsectar es eliminar artrópodos que son dañinos para nuestra salud y dificultan nuestro bienestar personal. La mayoría de estas especies son insectos, aunque también existen plagas de arácnidos. Este proceso utiliza medios químicos y físicos para acabar con especies que dañan a las personas y son perjudiciales para la ganadería o la agricultura.   

El proceso de desinsectar suelen llevarlo a cabo empresas especializadas en la eliminación de plagas que atentan contra la seguridad e higiene de muchos negocios, hogares o zonas industriales. 

Es un método altamente efectivo que acaba con cualquier plaga que haya invadido un edificio o vivienda. La forma de hacerlo es realmente sencilla. Se lleva a cabo a través de un protocolo de actuación muy parecido a la desinfección de plagas, teniendo en cuenta el artrópodo concreto que ha de ser exterminado. No hay que olvidar que cada insecto presenta unas características concretas, de ahí que la forma de desinfectar varíe según el tipo de plaga y el espacio donde se encuentre. 

Antes de nada, lo primero que hay que hacer es analizar el alcance de la plaga y planear el mejor sistema para la desinsectación. También es conveniente diseñar un plan de prevención para acabar con la plaga en cuestión y evitar que vuelva a reaparecer. 

Los insectos que más nos preocupan son las cucarachas, las avispas, las hormigas, las pulgas y las chinches. Se trata de insectos muy pequeños que pueden introducirse fácilmente en cualquier edificio y reproducirse con rapidez. Estos insectos se cuelan por pequeños agujeros, rendijas o por los conductos y tuberías de los edificios. Por suerte, los métodos actuales de desinsectación son completamente eficaces.