¿Cómo desinfectar la casa a fondo como un profesional? Existen multitud de trucos que circulan en Internet para desinfectar el hogar de gérmenes, virus y bacterias. Nosotros nos vamos a centrar en los que de verdad funcionan, comprobados por laboratorios y científicos. Y vamos a ir estancia por estancia para enseñarte cómo desinfectarlas.

Limpiar vs. desinfectar casa

Puedes pensar que con hacer una limpieza general de la vivienda tu casa ya está libre de gérmenes y bacterias, y ahora de virus. Un error por confianza que puede resultar muy grave. No es lo mismo adecentar y limpiar que desinfectar la casa. 

Aunque limpies algunas zonas y espacios, pueden albergar gérmenes en los sitios más insospechados. Aquí sólo una desinfección de la casa en profundidad te dará la seguridad de estar en una vivienda higienizada.

¿Cómo desinfectar la casa de Coronavirus Humano 229E?

Hace un año, nadie hablaba del coronavirus salvo como una novedad en China. Ahora es un tema principal en nuestras preocupaciones. Aquí os explicamos brevemente cómo desinfectar la casa de Coronavirus Humano 229E.

Grifos del baño y la cocina: uno de los puntos de mayor contacto en el día a día: desinfectar a conciencia con productos explícitamente pensados para la higienización de baños como KH-7 Baños Desinfectante. En el caso de que tengan algo de mugre, que no te dé miedo utilizar KH-7 Baños Desinfectante.

Todos los dispositivos electrónicos: también son zonas sensibles. Utiliza el spray higienizante anterior para baños si utilizas un protector. Las toallitas de alcohol también sirven si es directamente sobre la pantalla, pero no las humedezcas más o apliques humedad directamente.

Pomos e interruptores: como zonas de gran contacto, presentan un riesgo alto de contagio y transmisión de gérmenes. Utiliza los desinfectantes anteriores con un paño seco.  

Para aprender más, KH-7 tiene un manual de limpieza y desinfección del hogar muy completo (accede aquí). También el Ministerio de Sanidad de España incluye algunas recomendaciones básicas.  

Cómo desinfectar la cocina

La limpieza y desinfección de la cocina es esencial: no es sólo el espacio en el que cocinas. Aquí guardas y manipulas los alimentos. Y dado que la mayoría de las familias hacen vida en ellas, una de las zonas con mayor presencia y contacto para todos los miembros de la unidad familiar. Más allá de que las superficies estén impolutas debemos conseguir que estén completamente libres de gérmenes.  Es de vital importancia.

En tu kit de desinfección para las cocinas no pueden faltar, junto con los productos de limpieza para la vajilla, algunos productos más específicos para desinfección de superficies. En el caso de la zona de la cocina propiamente dicha, KH-7 Quitagrasas Desinfectante es un buen producto; para la zona de grifería o el suelo, KH-7 Baños Desinfectante.

Cómo limpiar el baño

El baño, por su propia naturaleza, es un espacio crítico: se utiliza por toda la familia, y tiene todos los ingredientes para acumular gérmenes y bacterias.

Las principales suciedades que vas a encontrar en el baño van del polvo, a restos orgánicos, y la cal en las zonas con aguas más duras y restos de jabones. Por supuesto, las esquinas están hechas para la aparición de moho y en el wc, de todo tipo de bacterias invisibles. 

Para desinfectar a fondo el baño utiliza productos desinfectantes con o sin lejía en formato pulverizador. Te ayudarán a llegar a las zonas de complicado acceso y dosificar la cantidad exacta a utilizar.

Cómo limpiar los dormitorios y el salón

Las habitaciones y el salón constituyen zonas de paso con menores elementos de contacto. Su limpieza y desinfección se hacen más sencillas

Eso sí conviene hacer una vez al año al menos una limpieza y desinfección total de las paredes y el techo, además de desinfección del suelo y de los muebles con productos específicos. 

En el caso de paredes y techos, comprueba antes que la pintura es lavable -si no lo es, tienes una buena oportunidad para sanear el ambiente al pintar-. Muy importante: ventilar las estancias y limpiar con mayor asiduidad todos los textiles, siempre a temperaturas mínimas de 60 grados. Si hay algo delicado, llévalo a una empresa profesional.