Cómo limpiar el depósito de gasolina de una moto

Desde aquí vamos a marcar los pasos que has de seguir para limpiar el depósito de gasolina de una moto sin morir en el intento:

  1. Desconectar el tanque. Es muy importante que antes de empezar, desconectes el tanque. Si te saltas este paso, no podrás acceder a él de forma segura. Basta con quitar los pernos o tornillos que lo mantienen fijo en la máquina y retirar los componentes que se encuentran unidos a él. Nos referimos básicamente al grifo del radiador, la tapa o las mangueras. 
  2. Deja que se vacíe. Una vez desconectada la línea de combustible, colócala en un recipiente y deja que se vacíe. Si no lo haces, el combustible podría salirse y tanto la suciedad como otros elementos dañinos para el motor podrían meterse en su interior. 
  3. Vacía el interior del tanque. Vierte el combustible que queda en el mismo recipiente. Si ves que no puedes extraerlo todo, usa una manguera de succión o similar para hacerlo bien. Debes estar seguro de haber sacado todo el combustible para limpiar el depósito de gasolina correctamente. 
  4. Revísalo detenidamente para detectar cualquier anomalía. Si descubres un problema de oxidación o cualquier desperfecto, lo mejor es consultarlo con un profesional porque podría significar un peligro para la seguridad o afectar gravemente al motor.
    Para hacerlo bien, coloca el depósito al aire libre para verlo bien a la luz del día. Sólo así podrás ver su interior. De cualquier forma, si no logras apreciarlo bien, enciende una linterna dentro. Es muy importante que prestes atención a posibles manchas de óxido, defectos o desgaste del tanque. Del mismo modo, examina el filtro de combustible para cerciorarte de que está limpio, pues de otra forma tendrías que reemplazarlo.
  5. Utiliza un producto desengrasante como KH-7 Quitagrasas y agua a alta presión sobre el depósito. De esta manera, al no tratarse de un producto químico, no ocasionará problemas en el motor y además eliminarás cualquier posible acumulación que se encuentre ubicada en el fondo. 
  6. Ajusta el rociador. Este desengrasante viene con un pulverizador para que rocíes la zona en cuestión. Del mismo modo, no olvides ajustar el rociador de alta presión y la manguera e introducirla para apuntar en varias direcciones. Eso sí, ten cuidado de no dirigir el chorro de agua de forma directa hacia otras zonas de la moto más vulnerables para no perjudicarlas. Así, eliminarás efectivamente cualquier acumulación de óxido de su interior. 

Con estos sencillos pasos ya tendrás tu depósito a punto para garantizar el buen funcionamiento de tu moto.