El cobre se deteriora, dando lugar a un proceso forzoso que acaba pasando. Sin embargo, no es irreversible y existen pequeños trucos de limpieza para recuperar su brillo. Si tienes piezas de cobre en casa y quieres que luzcan tan brillantes y limpios como al principio, toma nota de estos recursos y aprende cómo limpiar cobre de forma rápida y sencilla. 

Lo mejor de todo es que, en la mayoría de los casos, solo necesitarás emplear productos que todos solemos tener en nuestra cocina. 

Consejos para limpiar el cobre 

¿Estás haciendo una limpieza profunda y quieres limpiar tus piezas de cobre? Tenemos algunas ideas que pueden resultarte interesantes a la hora de saber cómo limpiar cobre. Sigue cualquiera de ellas y tus piezas recuperarán su estado original. 

El cobre es un metal que se ensucia rápido y por eso debes limpiarlo de vez en cuando. Solo te llevará unos minutos y el resultado no te decepcionará. 

Limpiadores específicos

En supermercados y tiendas especializadas encontrarás limpiadores especialmente indicados para mantener en perfecto estado las piezas de cobre de tu hogar. Es el caso de KH-7 Quitagrasas, que actuará de forma rápida sobre la superficie. 

  1. Pulveriza el producto sobre la superficie. 
  2. Deja actuar unos segundos.
  3. Retira el producto con ayuda de un paño húmedo. 

 

Vinagre y sal

Uno de los trucos más populares que existen para limpiar el cobre es mezclar vinagre con sal

  1. Añade una cucharada de sal a una taza de vinagre blanco.
  2. Mézclalo bien y aplica la solución en el cobre con ayuda de un trapo limpio.
  3. Si la pieza en cuestión tuviera una capa de barniz, añade en la mezcla tres vasos de agua e introduce el objeto dentro, dejándolo hervir durante unos minutos.
  4. Una vez saques tu pieza de cobre, lávala con agua y jabón, y sécala. 

Bicarbonato de sodio

Este truco te servirá muy bien en piezas de cobre que no tienen ninguna capa protectora de barniz.

  1. Por cada litro de agua, añade una cucharada de bicarbonato de sodio.
  2. Introduce el objeto en su interior y déjalo hervir durante un máximo de 30 minutos.
  3. Saca la pieza, ponla debajo del grifo para enjuagarla bien y sécala. 

Salsa de tomate

Puede que ese truco te sorprenda, pero aplicar salsa de tomate o kétchup resulta eficaz en piezas de cobre pequeñas, como pueden ser las bases de las sartenes o monedas. 

  1. Basta con aplicar un poco de tomate sobre la pieza.
  2. Frótala con cuidado con ayuda de un trapo limpio.
  3. Enjuágala con agua tibia y sécala bien.  

Sal y limón

Son ingredientes que encontrarás fácilmente en tu cocina y con ellos podrás limpiar efectivamente el cobre.

  1. Corta un limón por la mitad y añade a la pulpa un poco de sal.
  2. Frota con el limón la pieza de cobre, pero hazlo con cuidado y suavidad.
  3. Para que luzca más brillante, puedes mezclar el jugo de un limón con sal y harina.
  4. Una vez mezclados estos tres componentes, aplica la solución con un trapo empleando movimientos circulares.

Sal, vinagre y harina

El compuesto formado por vinagre, sal y harina es otra alternativa más para limpiar el cobre. Se trata de una mezcla sencilla con ingredientes que todos tenemos en casa.

  1. Combina vinagre blanco con una cucharada de harina y otra de sal hasta obtener una pasta espesa homogénea. 
  2. Aplica esta mezcla con un trapo seco y limpio sobre la superficie de la pieza de cobre. Procura frotar con movimientos circulares.
  3. Cuando hayas terminado, pasa un trapo, mojado previamente en un compuesto de vinagre blanco y agua caliente.