Así, un mantenimiento programado es una excelente inversión de tiempo y dinero, además de conseguir que el barco se conserve mucho mejor y no se deprecie su valor. Pero ¿cómo limpiar un barco?

En este artículo te mostramos cómo hay que limpiar una embarcación paso a paso, prestando especial atención a cómo limpiar el casco y el interior del barco.

¿Cómo limpiar un barco?

Al llevar a cabo la limpieza de una embarcación es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La tarea de limpiar un barco ha de realizarse semanalmente, si bien en aquellos momentos en los que no se va a salir y el barco va a estar guardado es preciso hacer una limpieza en profundidad para evitar que se extiendan las humedades y el moho y haya malos olores. 
  • Otro de los consejos a la hora de efectuar la limpieza de una embarcación es no emplear productos químicos agresivos, siendo mejor una mejor opción los detergentes ecológicos. 
  • Es aconsejable plantearse la limpieza de manera sistemática y realizar la limpieza de la cubierta, el casco, la obra viva y el interior. 
  • Como principales productos de limpieza se pueden emplear un jabón de pH neutro, un antigrasas como KH-7 Quitagrasas, un blanqueador, limpiadores y abrillantadores de metales, agua a presión, ayudándonos con agua a presión y cepillos de ceras finas y flexibles que no rayen las superficies.

¿Cómo limpiar el casco de una embarcación?

Los expertos señalan que la limpieza del casco es fundamental para mantener en buen estado la obra viva. Para ello es básico llevar la embarcación a los carros varaderos del puerto y proceder allí al cambio el antofouling o pintura que se aplica para evitar la adherencia de moluscos como lapas. La acción de los moluscos puede llegar a deteriorar la fibra y generar averías en el casco.

Si no se desea dar antofouling, entonces se puede realizar la limpieza el casco en la mar, ya que no contaminaremos el medio ambiente. Esta labor se realiza con jabón neutro, guantes, un impermeable, limpiadora de agua a presión, lija húmeda y una espátula. La limpieza de la hélice a realizarse solo con la lija.

La cubierta se limpia baldeado con agua dulce para desalar todas las superficies, empleando también jabones biodegradables y no recurriendo productos agresivos que puedan dañar la fibra. En zonas en las que haya grasa puede emplearse KH-7 Quitagrasas diluido en agua. No deben utilizarse nunca lejías, ya que dañan el brillo del gel coat.

¿Cómo limpiar un barco por dentro?

En el interior del barco tenemos que hacer frente a la humedad, uno de los principales problemas y origen de mucha de la suciedad, de malos olores y deterioro. Así, es básico ventilar el interior de manera constante y emplear deshumidificadores que nos ayuden a reducir el grado de humedad en el ambiente. Se trata de evitar que esta llegue a las partes eléctricas.

  • La limpieza de camarotes y baños ha de realizarse como las de una vivienda, si bien es importante recurrir a detergentes antical para eliminar la sal en los cristales y las zonas de acero inoxidable. 

Aprovechamos para limpiar las escotillas y endulzar las juntas y eliminar la sal de los cristales y partes de inoxidable del portillo. Utilizaremos agua con un antical que aplicaremos tanto en el metal como en el cristal. 

Para la limpieza tendremos que emplear agua dulce y jabón suave, si bien en los baños podemos recurrir a KH-7 Quitagrasas para desincrustar la suciedad y recuperar el color blanco de los suelos y de los sanitarios.

  • Las aguas negras y tanques han de vaciarse en las zonas habilitadas en los puertos, rellenando de nuevo los tanques con agua de la red y un producto biológico-enzimático. En el caso del tanque de agua dulce, es rellena con agua limpia esterilizándola con una pastilla de cloro para evitar malos olores.