Trucos para limpiar los azulejos de la cocina más rápido

Lo más aconsejable para no tener suciedad acumulada en los azulejos de la cocina es hacer un repaso diario en esas partes que más se manchan y salpican al cocinar. Ahora bien, incluso si se realiza una pasada diaria de las zonas más sensibles, pueden quedar zonas de difícil acceso que, por la complejidad para pasarlos, se dejan para momentos en los que hay más tiempo. 

La acumulación de polvo y suciedad en el resto de los azulejos de la estancia puede pasar desapercibida, pero no por ello dejan de estar manchados, con brillo amortiguado. Sin dejar de lado una limpieza de la cocina a fondo, cada cierto tiempo, si la limpieza, si se efectúa periódicamente, no costará ni tiempo ni esfuerzo.

Te facilitamos consejos para que sepas cómo limpiar los azulejos de la cocina. ¡Toma nota! 

  • Retira cualquier elemento que haya sobre encimera, u objeto colgado en las paredes. Limpiaremos así con mayor comodidad, y no mancharemos nada sin necesidad.
  • Pasa la escoba, y barre el suelo eliminando el polvo. Así si se derrama agua evitamos ensuciar el suelo. Puedes antes realizar un repaso a las paredes mediante un paño seco o mopa limpia, con el fin de atrapar algo de suciedad de polvo.
  • Te aconsejamos que, una vez que inicies la faena, limpies primero las partes altas, concluyendo en las bajas. Si en el frontal, junto a los fogones hay más grasa o suciedad, no te agobies: es tan sencillo como poner una olla con agua a hervir para que la humedad del vapor y el calor reblandezcan las incrustaciones de suciedad en los azulejos y juntas. Limpiarlos así costará mucho menos esfuerzo.

Productos para limpiar los azulejos 

Si has optado por limpiar los azulejos de tu cocina con productos quitagrasas desinfectantes, para ver unos buenos resultados sigue las indicaciones del fabricante. Estos productos son cómodos de aplicar al presentarse en recipientes con spray. 

Eso sí, busca siempre que no contengan lejía y que se puedan aplicar sin riesgo en caso de contacto fortuito con alimentos. Un buen ejemplo es KH-7 Quitagrasas, que puedes utilizar incluso si los niños juegan mientras comen y se manchan los juguetes. La cocina es un elemento crítico para la salud de la familia, especialmente con niños pequeños.

Soluciones caseras para ayudarte a limpiar los azulejos de la cocina

  • Agua y jabón líquido es la solución básica que más se utiliza. Empapa una bayeta en la solución, exprime y pasa por los azulejos. Aclara para eliminar el jabón, y seca con papel de cocina, o paño seco.
  • Amoniaco diluido con agua caliente proporciona limpieza y desinfección en tu cocina. Al ser un producto tóxico hay que poner guantes, y ventilar la estancia mientras se esté manipulando el producto. Enjuaga la bayeta en la disolución, escurre y pasa la zona con azulejos. Repasa de nuevo para aclarar, y seca para terminar.
  • Vinagre con agua caliente, mezclando tres partes o medidas de agua con una de vinagre, preparas un excelente limpiador. Usa bayeta o esponja bien humedecida, pero que no salpique, para frotar la zona que limpiamos. Aclaramos con otra bayeta bien escurrida, y secamos la superficie.
  • Bicarbonato y agua suelen ser aliados para la limpieza. Humedece la bayeta en esa agua, pasa la superficie, repasa para aclarar comprobando que están limpios, y elimina la humedad con paño seco.
  • Agua oxigenada, un chorrito de jabón líquido y la solución anterior dan como resultado una limpieza profunda. Solo aplicarlo sobre la superficie, deja actuar 10 minutos, y la suciedad se va sola. Enjuaga bien la zona y seca.

Si quieres que tus azulejos, si son de brillo, reluzcan más, puedes utilizar limpiacristales. Espolvorea y extiende con un paño o bayeta, repasa con papel de cocina y conseguirás que la limpieza dure más tiempo y se vean más bonitas las paredes.