Nada mejor que seguir esta guía con los mejores métodos y consejos para limpiar de manera sistemática y ordenada toda la cocina y conseguir resultados duraderos. Así que, nada mejor que ir vaciando todos los cajones y armarios para limpiar también los armarios por dentro y disponer de una mañana entera para dejar la cocina impecable y todo el menaje y suministros bien colocados. ¡Manos a la obra!

¿Cómo limpiar los armarios de cocina?

El vaciado de los armarios y cajones de la cocina llena un buen rato, pero merece la pena emplearse a fondo para poder limpiar todas las estanterías y cajoneras, además de aprovechar la ocasión para revisar si entre lo que tenemos almacenado hay artículos caducados o hay menaje roto, desparejado o estropeado. Se puede ir colocando todo sobre la encimera o la mesa de la cocina, ya que será la última zona para asear en esta limpieza general.

  • Cómo limpiar el interior de los muebles de cocina. Sea cual fuere el material con el que están hechos muebles de la cocina, su interior suele ser de contrachapado, especialmente el fondo. Una vez vacío será muy sencillo limpiar todas las baldas y cajoneras. Si hay polvos, migas de pan o se ha derramado azúcar, harina u otro alimento en su interior, se pueden retirar con un trapo seco, un cepillo suave o con la aspiradora, bien una de mano o bien la aspiradora normal con el accesorio para llegar a espacios pequeños.
    Si hay manchas de grasa o de cualquier otra clase, se aconseja pasar un paño humedecido con un agua templada y un producto antigrasa como KH-7 Quitagrasas & Quitagrasas Desinfectante o vinagre blanco de limpieza. Si además de contrachapado, en el interior hay también baldas o piezas de madera natural, habrá que emplear jabones suaves para madera.
    Tras quitar esa suciedad más gruesa, se puede repasar todos los interiores con un paño humedecido en agua tibia y un poco de jabón neutro. Por último, con un paño seco o papel de cocina se seca para eliminar la humedad que haya, si bien es aconsejable dejar las puertas de los armarios abiertas durante un buen rato para que se terminen de secar y se aireen antes de volver a colocar todo con orden.
  • Cómo limpiar los muebles de la cocina según el material con que estén fabricados. Una vez colocado en su sitio todo el menaje y la alimentación es el momento de limpiar los armarios por fuera. Una limpieza que dependerá del material con el que estén fabricados, además de seguir un orden y limpiar de arriba hacia abajo, comenzando por el hueco entre el final de los muebles y el techo, en caso de que estos no lleguen hasta arriba. Ten en cuenta que en esta zona es básico, ya que suele acumularse mucha grasa y polvo.
  • Muebles de la cocina de madera. Este material es delicado y es aconsejable limpiar estos muebles con agua templada y un limpiador jabonoso para la madera o vinagre blanco de limpieza. Unos productos que arrastraran la grasa y la suciedad, siendo preciso secar bien toda la superficie para eliminar todo resto de humedad.
  • Muebles de cocina laminados. También se recomienda limpiar este tipo de muebles con jabones neutros, un paño suave y agua templada. El secado es fundamental para que no queden marcas de agua.
  •  Muebles de cocina de PVC. En este es preferible utilizar una bayeta de microfibras y emplear también agua tibia y jabón suave. El secado y el abrillantado de las superficies es importante para eliminar marcas de agua y el exceso de humedad.
  • Muebles de cocina lacados. El método es el mismo que el resto: una limpieza con productos suaves y secar bien una vez limpio.